Press "Enter" to skip to content

GENTE NUESTRA

DEJANDO HUELLA EN HOUSTON

Familia Cruz

Ambos originarios de Dolores Hidalgo, Guanajuato, México. Y aunque Jaime ha pasado casi la mitad de su vida en los Estados Unidos, y siendo el país que le ha dado gran numero de oportunidades; no deja de sentirse bendecido de haber crecido en el rancho rodeado de valores y costumbres que le inculcó su padre y que le enseñó a trabajar duro para lograr sus sueños. 

Mayela y Jaime se conocieron en las fiestas tradicionales de su pueblo, desde ese día supieron que eran el uno para el otro. Fruto de esta unión nacieron sus cuatro hijos. 

Su vida juntos no ha sido miel sobre hojuelas, pero se han complementado y gracias a la perseverancia de querer tener una familia han podido sobrellevar las arduas pruebas del camino.

13 años y contando…

Enero del 2006; es una fecha importante para la familia Cruz, pues marcó el antes y el después de su vida en Houston. Jaime ya había visitado la ciudad en ocasiones y miró que había muchas oportunidades así que le dió el visto bueno y decidieron establecerse dentro, puesto que es una persona que sabe lo que quiere y no se da por vencido hasta que lo consigue; para muestra un botón, ya que maneja su propia compañía ¨Eagle Eye Inc.¨,  que se dedican a construcción y paisajismo (Landscaping), generando trabajos y siendo fuente de ingresos para muchas familias hispanas. 

-Yo quería establecerme en Dallas, veía mi vida allá, pero Jaime dijo que en Houston veía más oportunidad de crecimiento y así fué, comenta Mayela. Se vinieron como muchos, sin tener familia cercana, pero con la ilusión y la meta de hacer futuro para ellos y los suyos. 

Pero ¿Cómo comenzó?

Desde que Jaime y Mayela llegaron a Houston, se ha dedicado a lo mismo. Trabajó en una compañía de Landscaping donde tuvo la bendición de trabajar con los que fueron sus primeros y únicos jefes, padre e hijo tejanos quienes enseñaron a Jaime su forma de trabajo y de alguna manera lo forjaron, sin imaginar que el alumno superaría al maestro. En el 2013 afortunadamente pudo lanzarse por su cuenta  y comenzó todo en uno, pues al principio era difícil contratar más gente, y contando solo con un par de trabajadores y una camioneta, tomaba trabajos en donde comicamente el departamento de diseño, estimación, y demás, era el mismo Jaime y aun así lograba sacar grandes proyectos adelante, esto debido a que desde un principio buscó seriedad y dar buena presencia laboral.

¿Que diferencia a Eagle Eye Inc. de los demás?

-Es muy fácil, a mí me importa mi compañía, me importa cómo nos vemos, como se miran mis muchachos allá afuera y también me importa la calidad del servicio que damos, tenemos servicio al cliente para hacer reparaciones de algún trabajo que hayamos realizado, y lo más que nos podemos tardar es 48 horas en darles servicio. Además pienso que no debemos vernos como competencia, porque hay trabajo para todos, comenta Jaime. 

¿Qué rol tiene Mayela dentro de la compañía?

Ella juega un rol muy importante, dentro y fuera de la compañia, porque es la que da crianza a los niños y a su vez es la balanza en la vida de Jaime, y es que detrás de un hombre de éxito esta una mujer persistente, de lucha y de entrega hacia su familia.  Por ahora se encuentra en la espera de su quinto bebé, ¡será niña! y estará muy afortunada ya que Mayela ha tenido grandes cambios y con la ayuda de AMSIF (Asociación Mexicana para la Superación Integral de la Familia) ha logrado sobrellevar los problemas con los que lidiamos las mujeres hoy en dia. Cabe mencionar que a pesar de sus ocupaciones y labores diarias, también se dedica a la venta de joyeria artesanal (Mexico en la Piel), producto que le es enviado desde México, hecho por mujeres que no han tenido las mismas oportunidades que ella, pero con esto, busca contribuir a la economía mexicana y dar valor a las «cosas hechas a mano». 

La compañía Eagle Eye Inc. ha hecho grandes proyectos, donde se aprecia el arduo trabajo y la excelencia que los distingue. Sus trabajadores tienen en mente que al momento de trabajar, deben poner el empeño como si estuvieran trabajando en la construcción de su propia casa, porque solo así es que se logra marcar la diferencia. 

Jaime comenta que la primera vez que vino a los Estados Unidos tenía solo 17 años y lo hizo de un día para otro, no traía en mente una idea clara de por qué  salía de su país, solo quería trabajar lo suficiente para comprarse una camioneta. Dato que se vuelve un tanto sentimental ya que él recuerda que cuando era muy pequeño, mientras caminaba a la escuela acompañado por su mamá, volteaba a mirarla, sabía que aún faltaba para llegar, y ya cansado del camino le prometía a su mamá que trabajaría duro para comprarle una camioneta; promesa que cumplió años más tarde y que lo pone muy orgulloso de sus logros, no solo por haberle cumplido a su mamá, sino que superó sus propios sueños.

Mensaje para la comunidad:

Mayela: No se dejen llevar por las modas, busquen siempre solucionar los problemas en su familia, nosotras las mujeres somos parte fundamental en la casa, como dicen… «una mujer te levanta o te destruye».

Ante cualquier circunstancia no se olviden de su familia y de Dios. Busquemos siempre ayudar y dar a la comunidad lo que nos corresponde. Seamos equitativos hombres y mujeres, no tenemos que vernos como competencia, trabajemos como equipo para bienestar de nosotros y la familia, independientemente de vivir en otro país, inculquemos valores a nuestros hijos

Jaime: No nos veamos como competencia (hispanos) cuando puedan darse la mano, haganlo. 

No les de pena, no tengan miedo, prepárense para el futuro, inviertan  y siempre tengan en mente hacer las cosas lo mejor que se pueda, piensen que todo es posible, aunque no sea vea fácil, 

“SI QUIERES SER GRANDE, 

PIENSA EN GRANDE”

Cindy Rodriguez
Cindy Rodriguez

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.