Press "Enter" to skip to content

60 Años de Fe, Esperanza y Amor

Un Legado Que Durará Para Siempre.

Familia Lopez

Erase una vez en un lugar cercano a Soledad De Graciano Sánchez San Luis Potosí, México. En octubre 15 de 1959, Pablo López Alonso y Elodia Méndez Rocha unieron sus vidas prometiendo amarse, respetarse y ser fiel en lo próspero, en lo adverso, en la salud y la enfermedad. Fue así como inició su historia…, y al igual que todas las parejas inician con sueños e ilusiones, la familia López Méndez no fue la excepción. Elodia una mujer llena de fe, luchadora, optimista, precavida y tenaz. Sus principios y valores siempre fundamentados en la fe en Dios que le inculcaron sus padres. Ella se dedicó a cuidar y a educar a sus hijos. Pablo un hombre responsable, dedicado y muy trabajador sin duda fue un trabajo en equipo, tener hijos sanos, responsables y felices era el objetivo. En busca de mejores oportunidades para su familia, en el año de 1973, Pablo decide viajar a Chicago Illinois en Estados Unidos. Al principio él estaba solo, su esposa e hijos fueron en algunas ocasiones a visitarlo. Sin embargo, Pablo guardaba la esperanza de reunir a toda su familia y con esa idea trabajaba largas horas, hasta que 5 años más tarde con su dedicación, trabajo y esfuerzo en el año de 1978 logro legalmente traer su familia a iniciar su vida juntos. Elodia recuerda que ya en Chicago el problema fue rentar un departamento en dónde le permitieran estar con toda la familia pues eran 11 personas; 9 hijos por ese motivo tuvieron que rentar dos departamentos. Así que durante un tiempo vivieron en el segundo y tercer piso de un edificio. Platica que ella llevaba un día a sus hijos caminando en medio de la nieve rumbo a la iglesia, pues en Chicago las continuas tormentas dejaban las calles cubierta de nieve… y ahí en ese caminar, le pidió a Dios que le permitiera vivir cerca de una iglesia para no perder la misa debido a las inclemencias del tiempo.

Pronto esas plegarias tuvieron respuesta y fue así que se movieron a una casa y para su gran regocijo, una iglesia estaba en la esquina de la casa y otra a tan sólo 2 cuadras. Así que ahora ya podría asistir a diferentes horas y actividades que había en la iglesia. Para Pablo y Elodia la fe en Dios es fundamental y como ella dice “Con Dios todo, sin el nada” y con esa Fe ellos sembraron en sus hijos los valores de Fe, Esperanza, Amor, Servicio, Comunicación, Entrega, Alegría, Paciencia, Respeto, Responsabilidad y Unión. Son estos valores fundamentales los que han hecho que su familia sea una familia unida que ofrezcan su servicio a su comunidad y que vivan cada día con alegría dentro de los problemas que se presentan. Sin duda alguna son un matrimonio con altas y bajas como cualquier otro, hubo situaciones que tuvieron que afrontar como familia y como padres, no obstante, la Fe, el amor y la comunicación fue fundamental para así seguir avanzando y progresando con su familia. Uno de los grandes retos que tuvieron que afrontar, fue la muerte de su hijo Elpidio que durante un accidente de auto muere a los 43 años y que aún en estos días todavía es recordado como una persona generosa, sencilla y de gran corazón por familiares, amigos y la comunidad a la que él ayudaba desinteresadamente. Elodia recuerda todavía la última vez que lo vio a un lado de la pila bautismal de la iglesia a la que asistían. Pero como siempre “Con Dios Todo, sin el Nada” salieron adelante mediante la oración y el servicio que les dio la fortaleza para superar el dolor y la pérdida. Cumplir 60 años de matrimonio se dice fácil, pero sin duda es una bendición y un regalo de DIOS. Hoy Pablo y Elodia tienen un gran motivo para celebrar y sentirse orgullosos de lo que han conseguido, de tener un legado para la familia y un ejemplo, han compartido alegrías y tristezas. han superado problemas, han aprendido a conocerse mejor, a compartir y amar, 60 años de fe, esperanza y amor.

Un Legado que Durara Para Siempre

MENSAJE PARA LA COMUNIDAD
Pablo con su experiencia aconseja vivir con respeto unos a otros, pues como Dijo Benito Juárez: “El Respeto al Derecho ajeno es la Paz” Él viene de una familia en donde se inculcaba el respeto a los mayores y se les hablaba con toda reverencia a los adultos, no se podía fumar ni tomar delante de ellos. Cosa que nunca hizo; ni aun estando solo, pues se mantuvo alejado de los vicios, y fué un ejemplo que les dio a sus hijos y se siente orgulloso que ninguno optó por seguir ese camino.

Hijos y nietos forman parte de nuestras reuniones familiares, tradiciones y siempre conviviendo en armonía. La Fe, paciencia y dedicación fue lo básico para tener éxito en estos 60 años, el fruto se ve en la familia que hemos fundado.

Maria R. Peña
Maria R. Peña

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.